domingo, 2 de mayo de 2010

LA CONSTRUCCIÓN DE LA IMAGEN DEL PODER

Hace unos meses, recibíamos en Madrid la visita de la fotógrafa Annie Leibovitz, conocida por grandes fotografías que han tenido un importante impacto mediático, como la de Demi Moore embarazada y desnuda, o John Lennon abrazando a Yoko Ono.

Leibovitz, es una fotógrafa muy buena, sabe hacer fotos clásicas, y es una especialista en retratos con un toque diferente, original, que hace que sus imágenes se coticen como verdaderas obras de arte. Pero la espectacularidad de algunas de sus imágenes oculta que , bajo otras aparentemente menos trabajadas, más improvisadas una construcción muy elaborada, que cumple una función de mensaje psicológico muy sutil , pero muy estudiado.

Esta fotografía muestra el consejo de seguridad de Bush. Se reconoce a algunos de sus personajes. A la izquierda, Colin Powell, en el centro , el presidente, su secretaria de estado, Condoleezza Rice, o a la derecha, Donald Rumsfeld, secretario de defensa, entre otros. Sentado, Cheney.

No voy a posicionarme respecto a la política de los republicanos, cuyas consecuencias todavía arrastramos. Tampoco parece que lo haga Leibovitz, pero la fotografía nos suscita una inevitable sensación de antipatía y rechazo. Esto no tiene que ver con lo que sabemos de los personajes, sino con cómo ha construido la autora la fotografía. Esa es la gran maestría de los artistas, que sus mecanismos , llamémoslo de “manipulación psicológica “, permanecen ocultos.

Vamos a desvelar algunos de estos factores. En primer lugar , la posición del fotógrafo, que mira a los modelos desde un punto de vista más bajo. Es una angulación ligeramente contrapicada. Percibimos que nos miran con superioridad, pero , no lo atribuímos directamente a la posición más baja de la cámara porque es muy poca la diferencia.

El contrapicado es un recurso muy utilizado en cine para crear la sensación de fuerza y poder en el personaje respecto al espectador, por ello lo usa Leibovitz.

En cuanto al tipo de plano, está cortado en plano americano, a la altura de las rodillas. Este no tendría la menor trascendencia, pero sí la tiene, el hecho de que aparezcan los personajes aprisionados , sin espacio alrededor, incluso cortando sus cuerpos en los extremos ,transmite una sensación de incomodidad. Parecen estar aprisionados, poco relajados en el espacio, forzados. La mirada , de reojo, de quienes cierran filas a derecha e izquierda, Rumsfeld y Powell, es desconfiada y nos produce antipatía.

Muy inteligente el uso del negro en toda la ropa. Percibida en conjunto, sus cuerpos se convierten en un único bloque-negro- , que forma una barrera. Esta barrera aparece coronada por “almenas” , que son las cabezas “pensantes”. Se me ocurre que , como los halcones , tienen el cuerpo negro y la cabeza clara. Y “halcones “ es el apelativo del grupo de consejeros y apoyos de los republicanos en el Congreso.

Esta imagen de “muralla”, establece con el espectador una sensación de impenetrabilidad, de desafío y de rechazo, a la que complementa la de superioridad, creando esa fuerte impresión de antipatía ante esta fotografía. Pero hay más posicionamientos y críticas ocultas.

Según una ley de prioridades ,el presidente debería tener una posición predominante respecto al resto en una imagen oficial. Esto se puede conseguir, bien por ponerle más elevado, o destacarle de alguna forma con estos recursos: simetría( colocarlo en el centro, con los demás repartidos a los lados), o aislamiento. Por ejemplo, él sentado con espacio alrededor.

En este caso no se ha optado por nada de esto. George Bush tiene, en la foto, el mismo status que todos los demás. Con ello, ¿Se quiere decir que este gobierno es un equipo , en el que todos son responsables de sus decisiones?¿ O que el presidente es un títere manejado por sus colaboradores?

La única mujer del grupo, Condoleezza Rice, no contribuye a dulcificar el panorama. Su mirada va de abajo arriba, al estar sentada, y esto transmite desconfianza en sí misma.

Los recursos de Leibovitz no son nuevos, por supuesto. Toda la historia del arte está llena de artistas que, dependientes del poder, tuvieron que retratar a personajes de la elite de la sociedad: reyes, obispos, embajadores, ricos comerciantes. La simpatía o antipatía por el personaje muchas veces permanece oculta. Otras no, por supuesto , como en los retratos de Fernando VII por Goya.



Un ejemplo de los mismos recursos que usa Leibovitz tiene doscientos años ya:


Es el retrato de Napoleón por David. La mirada fija, en un plano superior al espectador, y el manto y el trono que contribuyen a encumbrarlo, darle estatus de poder, y al mismo tiempo establecer una barrera-muralla marque las distancias con el súbdito-espectador.

Comparemos la imagen de Bush con esta otra, de la misma fotógrafa. En este caso la simpatía hacia los personajes resulta evidente. Pero también está construida por debajo de la naturalidad. Todos entendemos que resulta más sencillo ser amable , es un grupo familiar ,con niños, y la relación entre los personajes es de cariño evidente. Lo suyo sería comparar con otra foto del gabinete Obama, pero no la ha realizado, hasta donde yo sé.


En este caso sí aparece el recurso de la simetría . Dos adultos, dos niñas. En los colores: blanco a la izquierda, negro a la derecha Inteligente usar esa dualidad, que además remite a lo que ha supuesto Obama como integración. Además , no se destaca la figura paterna, se muestra una pareja igualitaria, ambos tienen el mismo peso en la fotografía. Leibovitz mantiene el encuadre tradicional del arte occidental de situar , en los retratos de pareja, al hombre a la izquierda y la mujer a la derecha.

Otro recurso que contribuye a crear simpatía son las actitudes espontáneas, nada rígidas, de las niñas y sus padres. Nada comparable al envaramiento del gabinete Bush.

Y por último , el escenario donde se sitúan. El encuadre permite que tengan espacio alrededor, lo que aligera la imagen. La habitación parece estar escogida al azar, sin estudiar un fondo grandilocuente. A ello contribuye mucho la puerta abierta de la habitación . Este pequeño detalle muestra un estudiado descuido , que nos transmite un cuadro completo de valores: simpáticos, espontáneos, naturales, no encorsetados. Es decir, un poder que no quiere transmitir la imposición ni el distanciamiento , y así diferenciarse de los valores del anterior gobierno.

Y hay quien dice que Annie Leibovitz sólo sabe retratar famosos....

4 comentarios:

jotav dijo...

¿Cuando dices pensantes en la primera foto?.. no te refieres a ese atajo de personajillos que no contentos con masacrar y asesinar cientos de miles de personas, contribuyeron a arruinar a miles de personas en todo el mundo con su liberal posición económica y además a intentar robar utilizando la gripe A (Rumsfesd); a perdona te refieres a eso que llaman inteligencia práctica, eufemismo de algo que no es otra cosa que un delito.

Vicente Camarasa dijo...

Un artículo fenomenal (lo cual ya es costumbre)
Un pequeño apunte (tal vez una estupidez) ¿No te recuerda la posición de las figuras, las cabezas que suben y bajan, los distintos planos, a la Familia de Carlos IV en donde Goya también tuvo que respetar el protocolo pero a la vez conseguir que nos fijáramos en los verdaderos poderes?
También curioso el marco que hace de nimbo la cabeza de Bush y los verdaderos poders en las esquinas y adelantados

Vicente Camarasa dijo...

Por cierto, otro parecido (creo que esta vez no tiene ningún tipo de análisis político detrás.
Las meninas. Las posiones de las cabezas y las diagonales que establecen entre ellas me recuerdan también mucho (lo cual no es muy raro si se hubiera inspirado en Goya, pues este lo hizo en Velázquez

Ana dijo...

gracias por las aportaciones, siempre es mucho más enriquecedor . Lo de las Meninas y la familia de Carlos IV, siempre es una referencia en un retrato grupal. Es muy difícil de componer, si además no se quiere ofender a nadie. Creo que se nota mucho que los retratados desconfiaban de la fotógrafa, que es más bien de ideas demócratas.