jueves, 4 de febrero de 2010

CINE Y PINTURA

Cuando los directores de arte de una película buscan fuentes de inspiración para crear mundos pasados, tienen un catálogo muy completo en la historia del arte. Cine y pintura siempre se han complementado. Tenemos a cineastas como Rohmer, Pasolini, Minnelli. Pero hoy los ejemplos son mucho más populares y conocidos. Se trata de rastrear las influencias del arte en "El señor de los anillos"

Esta trilogía tuvo como uno de sus asesores artísticos a Alan Lee, dibujante e ilustrador especializado en el ciclo artúrico, las mitologías celtas e irlandesas, y Tolkien. Y los dibujos de Lee, más de diez años más antiguos ya están mostrando ese mismo espíritu.

Aparte de la influencia de la obra de Lee, la verdad es que en la película podemos rastrear desde arquitectura románica, renacimiento , barroco , y pintura del siglo XIX. Quizá el mayor cúmulo de coincidencias lo encontremos en la inspiración de la pintura prerrafaelita. Burne Jones, Rossetti, o Waterhouse están presentes en todo el espíritu de este mundo mítico. El propio Tolkien hace en su obra una mezcla de mitologías germánicas, artúricas, y celtas, así que es normal que Peter Jackson buceara en las fuentes de Tolkien.




La creación del palacio de Gondor, en Minas Tirith, de mármol blanco y arcos de medio punto, se basa en el campo de los Milagros, donde se encuentra la catedral de Pisa, románica.


Una ciudad mítica, Minas Tirith, se crea por ordenador recreando la Torre de Babel, de Brueghel, y el Monte Sant Michel, la isla monasterio (Monastir- Minastirith).


Las bucólicas campiñas de Constable, son el modelo de los bellos parajes de la comarca , donde viven los hobbit.




Aunque se supone que los modelos son medievales, lo cierto es que el la Edad Media revisitada por la visión del siglo XIX, idealizada y mítica.Los personajes se inspiran en estereotipos y situaciones que parecen escapadas de un cuadro prerrafaelita. La Dama de Shalott, de Waterhouse, frente a Galadriel, la dama del bosque.



En las relaciones amorosas , se percibe la herencia de la poesía caballeresca, pasada por el filtro idealizante del siglo XIX. La Dama despide al caballero que va a la guerra.En la película, ella también va, estamos en el siglo XXI , pero el cabello y la ropa es el mismo.


Este cuadro del paisajista americano Thomas Cole, muestra un paisaje sospechosamente parecido a la entrada del monte del Destino, donde Frodo y Sam arrojan el anillo. Casi doscientos años antes.





No sólo se inspiran en las formas, los colores son también importantes, y las actitudes melancólicas, que copian los actores.Arwen emprende el viaje, con envuelta en una capa gris símbolo de la melancolía, pero la manera de cubrirse y los colores nos recuerdan a las figuras de Waterhouse.


O esta actitud contemplativa desde las alturas frente al paisaje , uno de los motivos clave del arte romántico. Los prerrafaelitas la adaptan a una evocación sentimental , es un motivo recurrente la mujer cuyos cabellos son batidos por el viento , que contempla pensativa un espacio infinito. Waterhouse se imagina así a la Miranda de la Tempestad de Shakespeare. La siguiente, Eowyn busca en el horizonte una esperanza para su pueblo.




y para terminar, una partida. El barco que se pierde en un horizonte bañado por la puesta de sol - doble metáfora: muerte-partida-ocaso-. El cuadro es del siglo XVII, el pintor barroco francés Claudio de Lorena. En la película, los elfos parten a los puertos grises, y sin que se exprese, es una desaparición definitiva semejante a la muerte







Como conclusión , podemos decir que la creación de un mundo nuevo tiene poco de original y sí bastante de labor de documentación. Y que lo que nos parece antiguo y pasado de moda se convierte en atracción novedosa cuando se le cambia el envoltorio. Que si queréis innovar...id a un museo.

4 comentarios:

JoseM dijo...

Tema muy interesante, complejo de abarcar y sobre todo, difícil de resolver y explicar tan claramente como lo has hecho. Me quito el sombrero, profesora.

Espero ver más análisis como éste pronto.

Un besazo.
J.

jotav dijo...

Yo que soy un tolkiano del pleistoceno, cuando nadie salvo los iniciados conocían las tierras medias y el hobbit, me descubro ante este magnífico post, sugerente, interesante y bien construído. Como casi siempre lo mejor está al final del camino y el consejo de visitad los museos no sólo es grande sino un acicate para esos que como comentabamos odian lo que ignoran.

Vicente Camarasa dijo...

De verdad, cada vez me quedo más fascinados por tus post (tanto por la originalidad de su enfoque como por su resolución)
Son una lección magistral de arte

PACO HIDALGO dijo...

Magnifica entrada. Es difícil concretar las influencias pictóricas en el cine y en una película tan compleja como el Señor de los anillos. Pero aquí ha quedado perfectamente demostrado. Mis felicitaciones y me hago seguidor. Un cordial saludo desde ArteTorrherberos (Paco Hidalgo).