miércoles, 11 de noviembre de 2009

NAVIDAD, EL PARAÍSO DE LOS ESTEREOTIPOS.



No han llegado ni el frío, ni la lluvia, y como sigamos así tendremos restricciones en invierno, pero el calendario (comercial) avanza y nuestras calles y comercios se han llenado de papanoeles, muñecos de nieve, renos gordinflones y una muy kistch sinfonía de rojos, verdes y dorados.

Pero los adornos navideños son un mal menor. Lo verdaderamente venenoso de la Navidad es cómo se nos vende a través de la publicidad, creando una realidad paralela, idealizada, en la que confluyen una gran cantidad de estereotipos.

¿Qué entendemos por estereotipo? En palabras sencillas consiste en caracterizar a un colectivo con cualidades generales, simples, que se graban en la memoria colectiva y que resulta difícil superar. Por ejemplo: Los hombres son fuertes y agresivos, las mujeres maternales o seductoras, los catalanes son tacaños y los andaluces vagos, etc.

Creemos que hemos superado algunos de ellos, pero la publicidad sabe resucitarlos por muy enterrados que estén. Y la Navidad es un criadero.


-La Familia: Son familias felices, contentísimas de reunirse a tomar el turrón, nada de cuñados que se odian o suegras criticonas. Tampoco hay problemas de espacio, todos tienen chalet.


-Tiempo: ¿¿¿¿Porqué si aquí hace años que no nieva en Navidad, es ideal aparecer una tarde de compras con la nieve cayendo sobre nuestros hombros???? Lo que le faltaba a la calle Preciados un sábado, una nevada.


-Felicidad en los niños: Que no se pelean por los regalos, ni los rompen el primer día, ni dicen: ¿Sólo me han traído esto?


-Seducción: Pensemos en los anuncios de perfumes: Nunca serás más bella y deseada que con unas gotas de este perfume que cuesta tropecientosmil euros. ¿Habéis visto qué elegantes están todos en las comidas de Navidad? Mi madre, después de cocinar para unos cuantos, no tiene ganas de ponerse tacones… ni yo tampoco. (Por cierto, cocinan ellas siempre.)



Y mi favorita en Navidad: ¿Sabéis que los catálogos de juguetes siguen haciendo distinciones por color en los juguetes : rosa/niñas, azul/niños.? Podría parecer banal, pero no lo es, porque los juguetes asociados a las niñas siguen trabajando el estereotipo de mujer dócil y decorativa: lavadoras, planchas, muñecas, vestidos de princesitas…


Atención a la crueldad de hacerles desear ser princesas. Las princesas son seres pasivos, a las que una figura masculina salva, ordena la vida y pone a decorar, que es justo lo que nuestras niñas se encontrarán en la vida, alguien que trabajará mientras ellas cortan flores.

Pero con los niños tampoco la cosa se queda corta: Superhéroes, motos, herramientas. Los niños serán hombres activos, agresivos, acostumbrados a mandar. En los disfraces, las niñas son enfermeras, los niños médicos. En las motos, las niñas van de paquete.


Por tanto, Navidad es consumo , eso ya lo sabíamos, pero un consumo "dirigido". Bien está que nos paremos a reflexionar un poco sobre nuestra “libertad” de elección en esta sociedad democrática.


En palabras de Aldous Huxley, para ejercer una dictadura ya no es necesario un ejército, ni someter a la masa por el hambre o la privación porque…


... un estado totalitario realmente eficaz sería aquel en el cual los jefes políticos y sus colaboradores pudieran gobernar una población de esclavos sobre los cuales no fuese necesario ejercer coerción alguna, ya que amarían su servidumbre.”


¿Alguien puede garantizar que no hayamos llegado ya a eso?



4 comentarios:

jotav dijo...

Sin querer polemizar a mi siempre me encantó la diferencia que nos hace absolutamente complementarios, iguales pero afortunadamente diferentes. Por ello, me encanta la seducción, como soy un Shrek las princesas me parecen la sublimación de la empatia y sinceramente me encantan las chicas vestidas de enfermeras -que morbo-.
En otro orden de cosas, desgraciadamente nosotros podemos consumir porque muchas masas estan sometidas por el hambre de nuestro derroche y en cuanto algunas esclavitudes -ejemplo el balompie, o determinados programas "periodísticos"- no debemos esperar a nada, ya tienen sometidos a masas ingentes, mayoritarias, vamos aquello de pan y circo.
Un beso.

Ana dijo...

Toda apreciación diferente es bienvenida, pero me refería especialmente a continuar presionando a las niñas hacia papeles pasivos, decorativos, o simplemente inferiores jerárquicamente a los niños.

¿No te parece atractiva acaso una juez o una motera?

Besos

jotav dijo...

Lo de la motera me parece mucho más sugerente, aunque la toga tiene su aquel. Yo voto por la mujeres activas, nada de pasividad. Pero insisto la asunción de la diversidad nos hace realmente iguales, todo lo que implique sumisión o ataque a la persona sea cual sea su sexo debe ser eliminado sin más.
Ves que lindo es ser distintos y tener distintas opiniones, eso sí, todas igual de importantes. A mi me encanta el rosa, ¿seré raro?
Un beso

Vicente Camarasa dijo...

A mi lo que me ha gustado son los estereotipos sobre la familia feliz y las nevadas, aunque no descarto lo de la princesita ni lo de la motera
Vicente