lunes, 17 de octubre de 2011

INSPIRACION ROCOCO


Menuda cosecha de perfumes creativos llevamos.. hace unos días Shalimar de Guerlain y ahora sale la nueva campaña de Escada. Las dos son muy buenas y su mensaje está tan perfectamente medido y argumentado que se merecían un comentario.

En la campaña de Shalimar el objeto de deseo era una jovencita morbosamente seductora, que hundía sus raíces en la revolución modernista, ahora nos encontramos con un viaje en el tiempo muy diferente. Nos hemos trasladado a la Francia dieciochesca.Estamos en un cuadro rococó.

El arte que supone el canto de cisne del barroco es dulce, refinado, femenino , despreocupado y forzadamente natural. Es una época que nace estragada del exceso, de la extravagancia cortesana, y que busca recuperar valores como el retorno a la naturaleza. Un retorno que es , desgraciadamente , la naturaleza domesticada del ciudadano. A mí este espíritu me parece que tiene muchas cosas en común con nuestra época, llena de urbanitas que intentan retomar los valores sencillos, sin renunciar a sus comodidades. (casas rurales , campings de lujo).

Pero ¿seguro que este perfume tan moderno se apoya en valores tan antiguos? Dejadme que os lo muestre. Bar Refaeli toma la flor como Eva la fruta prohibida, pero no hay pecado ni tentación.



Es una rosa que hace juego con su vestido, identificando su belleza con la de la naturaleza. Es una pose calcada de otra forzadamente natural .



De este retrato de María Antonieta , realizado por Elisabeth Vigeé-Lebrun, en el que la reina aparece en un ambiente fuera de sus salones y con un atuendo más sencillo que el de los retratos de corte. Se estaban produciendo cambios en la mentalidad de la época, introducidos por los enciclopedistas, la Ilustración y la vuelta a la naturaleza que preconizaba Rousseau.

Influídos por estas ideas, la aristocracia empezó a valorar los placeres del campo, la vida sencilla, hastiados del barrroquismo extravagante de las fiestas de Versalles. Y la promotora del cambio fue precisamente la reina, que construyó su propia granjita en el parque del palacio:Le Hameau.
No dejaban de ser paraísos construídos , que basaban su mundo en conceptos tan artificiosos como la inocencia, la vuelta a la naturaleza y la felicidad.

La inocencia, representada por la modelo natural, sin apenas maquillaje y envuelta en rosa, color de la mujer niña. El mensaje queda reforzado por el concepto de juego, que aparece representado por el parterre a modo de atracción de parque . Esta imagen evoca un mundo infantil, y su comportamiento es igualmente lúdico en su mirada a la cámara.






La vuelta a la naturaleza, representada por el jardín, las flores , los pies descalzos, sin artificiosos zapatos. La unión del binomio Flor-mujer es un recurrente básico en la pintura , pero sobre todo una evocación del verso latino "Collige virgo , rosas.." que se recupera en el Renacimiento e invita a gozar del momento , porque todo se marchita.






Aprovechar la juventud para disfrutar es la idea subyacente bajo la inocencia del columpio de Fragonard . Hace falta ser un poco iniciado para encontrar en este anecdótico cuadro el punto erótico. Pero el hombre de la izquierda está viendo un poco más que las medias de la mujer, y el hombre de la derecha lleva atuendo clerical. Una estatua de cupido pide silencio para la aventurilla.
El guiño a la obra del Fragonard se presenta en los colores, verde para los fondos, rosa el vestido; en la postura, en alto, y en el gesto risueño.Hasta las rosas son las que tanto aparecen en los estampados florales de la época. Muy abiertas, repletas de pétalos, lejos de la sencillez que ahora mismo forma parte de nuestro gusto en flores.


Este estampado floral se inspira en los cuadros de Watteau.

Por último , el mensaje verbal del anuncio dice : Crea tu propio mundo de felicidad, en inglés y esencialmente felices en español. El mundo del rococó es artificial , pero, como hemos visto, pretende ser natural. Se concluye que la idea principal es que la felicidad es un estado que es posible construir artificialmente. Pero el uso del verbo crear es lo que lo hace tan rococó, a mi entender. Crear es sacar algo de la nada, e identifica nuestras creaciones ese mundo propio con conceptos no instrumentales, sino etéreos, puramente ideales... y por supuesto absolutamente inalcanzables. Ni el perfume nos dará la felicidad ni la naturaleza mantenía el jardín de María Antonieta, algo tendría que ver su jardinero.