viernes, 11 de junio de 2010

PINTURAS METAFÓRICAS EN “PSICOSIS”

Desde el estudio de Eugenio Trías “Lo bello y lo siniestro”, a nadie le sorprende ya encontrar relaciones metafóricas subliminales en las películas de Hitchcock. Aunque la mayor parte del estudio está dedicado a Vértigo, también aparecen referencias a Psicosis, como la asociación entre el fotograma del desagüe de la ducha y el ojo muerto de Janet Leigh, que el autor describe como una imagen terriblemente cruel.




Me había pasado desapercibido , por el contrario, el escenario del diálogo entre la víctima y el asesino en la secuencia previa a la ducha. El otro día , al volver a verlo, me descubrí ante la complejidad del mensaje que construye aquí el maestro del suspense.

Situémonos en el momento. Marion Crane ha llegado al motel Bates, que regenta un jovencito inseguro, Norman. Como el restaurante más cercano está muy lejos, él le ofrece algo de cena, pero pronto se escucha el diálogo entre el chico y su madre. Ella escucha cómo la madre la tacha de pelandusca, y a continuación Norman, algo avergonzado, le ofrece unos bocadillos en la propia oficina, para no ofender a su madre.

Los personajes inician una conversación tensa,marcada por lo que se ha escuchado antes. Ella, incómoda y con un punto de desprecio por su debilidad. Él, amable y vacilante, disculpa educadamente la situación. Pero el escenario nos muestra la situación solapada que no se cuenta en las palabras.

Por una parte, La iluminación muy contrastada resalta las formas amenazantes de las aves disecadas, que sólo aparecen al lado de Norman, como mostrando el verdadero trasfondo de un ser inofensivo en apariencia. Este mismo efecto es resaltado por el contrapicado del plano.

La cámara capta siempre a Marion en angulación normal, lo que potencia el efecto anterior. Pero es que además de las aves disecadas, en la pared hay dos cuadros. Y esos cuadros cuentan una historia.

El primero de ellos, a la izquierda, es la “Toilette de Venus”. Es una pintura de Tiziano y del que realizó una versión Rubens. Muestra a una mujer, la reina de la belleza, ejerciendo su poder de seducción. Y eso es precisamente lo que está pensando Norman , que se siente atraído por ella , pero tiene que dominar sus instintos. Es fascinante cómo el mensaje queda resaltado por esta imagen , en la que no me había fijado antes.


Venus y Cupido, versión Tiziano.

Pero además , hay otro cuadro. No está muy visible, pero es un desnudo femenino que se ve atacado por dos personas. Es decir, la atracción sexual ha llevado a la violencia. No me ha sido posible encontrar el autor y definir con precisión el tema del cuadro, pero la idea general está clara. Como todo el mundo sabe, la pareja se despide educadamente, con lo que se acaba el diálogo y la secuencia, pero…el cuadro todavía tiene algo que decir.

Cuando sabe que Marion está en la habitación contigua, Norman se acerca al cuadro y lo descuelga.

Es , sin duda, una escena de baño, se ve una fuente, y me siento inclinada a decir que se parece a la iconografía de la historia bíblica de Susana y los viejos. De todas formas, como no he podido encontrar el cuadro original, si alguien lo conoce , admito rectificaciones.

Recordemos brevemente la historia: Susana es una joven muy hermosa, que un día se está bañando , y es espiada por dos viejos. Es una historia de voyeurismo que acaba bien para ella. Como se niega a acostarse con ellos, la acusan de ser una esposa infiel. Finalmente el profeta Daniel pone paz , demostrando las malas intenciones de los viejos y la inocencia de Susana. No es casualidad que se haya elegido para esta secuencia.
En este caso, es el cuadro que oculta el agujero por el que Norman puede ver a Marion –como una Susana moderna- desnudándose para meterse en el baño. Claro que no se limita a mirar, como los viejos, también intenta algo más, pero en este caso acaba bastante mal para la pobre Marion.


La riqueza de lecturas que nos propone una secuencia de una película considerada, de entretenimiento no es casual. Todo el cine de Hitchcock está teñido de estas referencias simbólicas , a veces muy ocultas, que contribuyen a hacer más complejo el mensaje visual de las escenas. Es bastante conocida la importancia de la inspiración pictórica para la construcción de algunos de sus escenarios, como por ejemplo , la propia casa de Psicosis, copiada de Hopper.


Pero además de estas referencias escénicas, en este caso, Hitchcock se sirve la pintura barroca, de forma muy sutil, para escenificar las pulsiones internas de sus personajes. Los cuadros muestran con mayor crudeza la naturaleza de las relaciones entre los personajes. Recurriendo a la pintura está soslayando la censura. La Venus es la primera parte de la historia, la atracción por la belleza, y el segundo cuadro es la catarsis que culmina la atracción. Como Norman Bates no puede relacionarse con normalidad con las mujeres, ( mejor ver la película para saber por qué), tiene que reprimir está pulsión y manifestarla de otra forma, primero como un voyeur y después con violencia. Y en estos dos cuadros está la sinopsis de la película. Deseo , pecado y culpa.Temas muy barrocos, por otra parte. Al utilizar estos metalenguajes, Hitchcock está contribuyendo a crear un lenguaje propio de una de las artes visuales más complejas: el Cine.


Las imágenes de la película están tomados de esta web http://www.hitchcockwiki.com/ donde se pueden encontrar fotogramas de todas las películas de Hitchcock.

3 comentarios:

JoseM dijo...

Sin palabras. Te estás poniendo muy alto el listón. Tan alto como nuestra curiosidad e impaciencia por el siguiente post con el que, seguro, nos sorprenderás. Enhorabuena.

Anónimo dijo...

Muy buen trabajo y observación.Efectivamente, la escena en la que Alan Bates descuelga el cuadro de Susana y los viejos es todo un alarde del genial Alfred. Y muy interesante la relación del desagüe con el ojo muerto.Felicidades.

Jair dijo...

Ana Molinero. Estupendo tu escrito e investigo acuciosamente la segunda pintura.
Jaír